Ayudar a los partidos a proteger la integridad de la información política

1. Partidos políticos y la tragedia de los bienes comunes de la información

Updated On
Mar 31, 2021

Definición de partidos políticos

Los partidos políticos son grupos organizados de personas con ideas o intereses políticos similares que intentan hacer políticas eligiendo candidatos para ocupar cargos.1 Esta función electoral (promover candidatos para cargos públicos y obtener votos para esos candidatos) distingue a los partidos políticos de otras organizaciones, incluidas las organizaciones de la sociedad civil (CSO) o los grupos de interés. Este rol electoral crea incentivos únicos para los actores de los partidos políticos con respecto a la desinformación y las respuestas programáticas. 

Partidos políticos, información y democracia: una visión general para desarrollar el análisis del contexto, las declaraciones del problema y las teorías del cambio

 

Cómo los partidos conectan a los ciudadanos con sus representantes

La capacidad de los sistemas de los partidos para conformar constructivamente a la competencia electoral depende del intercambio de información de alta calidad. Conceptualmente, los partidos conectan a los ciudadanos con los funcionarios electos a través de un mecanismo de mercado. En los sistemas democráticos multipartidistas, los partidos políticos agrupan muchos intereses dispares y ocasionalmente conflictivos en un solo paquete con sello propio ( agregación de intereses ) que, a su vez, "venden" a los votantes durante las elecciones ( articulación de intereses ). 2 Sin embargo, es importante destacar que este proceso representa un modelo ideal de competencia democrática entre partidos políticos programáticos con el que los politólogos esperan producir los mejores resultados democráticos para los ciudadanos, incluidos bienes y servicios públicos de alta calidad y altos niveles de responsabilidad. Sin embargo, ningún partido o sistema de partidos se acerca a este modelo en la práctica, y muchos ni siquiera están a la altura. 

De hecho, en muchos casos, los partidos no logran agregar o articular de manera efectiva las preferencias de los ciudadanos. La desinformación –que crea comunidades epistémicas, fracturadas y aisladas– claramente dificulta los procesos de agregación y articulación de intereses, aunque en última instancia no está claro si la desinformación es una causa o una consecuencia. Para que estos procesos funcionen con eficacia, los partidos políticos y los funcionarios electos deben contar con una buena información sobre las preferencias de sus electores, y los votantes deben tener buena información sobre el desempeño de sus representantes. Las distinciones de los partidos facilitan esta responsabilidad al proporcionar un criterio para los votantes; los ciudadanos pueden juzgar a sus representantes en función de lo que promete la marca de su partido. Estos procesos son particularmente importantes para la inclusión política. La información clara sobre las preferencias de los electores y el desempeño de los representantes mejora la probabilidad de que los intereses de los grupos marginados se escuchen y perciban como legítimos y, como tal, proporciona un incentivo electoral para que los líderes políticos aborden esos intereses.  Esta transmisión de información entre las élites y los votantes es una condición necesaria (pero no suficiente) para que funcionen los sistemas de los partidos democráticos. Sin buena información, los partidos y los funcionarios electos no pueden determinar las preferencias de los electores, y los votantes no pueden asociar el desempeño o los resultados de las políticas con una marca de partido para responsabilizar a los funcionarios electos. Además, la desinformación puede influir en qué voces que se escuchan y qué intereses son legítimos. De esta manera, las élites políticas pueden tener un incentivo para utilizar la desinformación con el objetivo de marginar aún más a los grupos subrepresentados.

Exclusión y atribución: por qué es difícil para los ciudadanos responsabilizar a los representantes por las políticas públicas sin partidos que funcionen y sin buena información.

Sin embargo, este problema del intercambio de buena información se ve agravado por la naturaleza de las políticas públicas. En términos económicos, los bienes y servicios públicos son no excluibles; es difícil evitar que los ciudadanos individuales los disfruten si se proporcionan. Por ejemplo, un buen establecimiento de defensa nacional protege a todos los ciudadanos, incluso a aquellos que no han pagado sus impuestos; no es práctico ni rentable para un estado negar la defensa nacional a ciudadanos específicos.  Los bienes privados (dinero a cambio de un voto, por ejemplo) se pueden entregar directamente a personas específicas, que saben exactamente quién los proporcionó. 

Las políticas públicas, en cambio, adolecen de un problema de atribución. Dado que estos bienes se proporcionan colectivamente, los ciudadanos pueden estar menos seguros de qué funcionarios o partidos específicos son responsables de ellos (y, a la inversa, quién es responsable de las consecuencias no deseadas o de la falta total de política). Además, las políticas públicas son complicadas. Ambas políticas, y sus resultados observables para los ciudadanos, son el producto de interacciones complejas de intereses, contexto, procesos de formulación de políticas e implementación. Además, los resultados observables, como una buena economía o una población saludable, pueden retrasar significativamente las políticas que son más directamente responsables de ellos. Como tal, los ciudadanos pueden tener dificultades para atribuir los resultados de las políticas a representantes específicos.3 Los partidos políticos pueden ayudar a simplificar cuestiones políticas complejas para los votantes, con lo que una vez más se asume que hay un intercambio de buena información entre las élites y los votantes.

La tragedia de los bienes comunes de la información: contabilización de los incentivos en la lucha contra los programas de desinformación

Estos conceptos interrelacionados: las funciones de agregación y articulación de intereses de los partidos, el papel de la información en la competencia política democrática y la atribución de los problemas de las políticas públicas tienen implicaciones importantes para el diseño e implementación de programas de lucha contra la desinformación. Al igual que la defensa nacional o una infraestructura de transporte interina, un entorno de información saludable beneficia a todos y no es práctico excluir de ese beneficio a personas o grupos individuales. Para las partes, esta naturaleza del entorno de información crea una acción colectiva o un problema de "aprovechamiento gratuito".4 Si bien los mejores resultados colectivos ocurren cuando todos los actores se abstienen de participar en la desinformación, cada individuo tiene un incentivo para "aprovecharse", para disfrutar de un entorno de información saludable mientras obtiene una ventaja competitiva marginal al enturbiar las aguas. En este sentido, el problema de la desinformación para los partidos políticos es una tragedia de los bienes comunes 5, en el que pequeñas transgresiones por parte de múltiples actores terminan estropeando el entorno de la información. 6 Esto puede ocurrir incluso en circunstancias ideales: entornos relativamente abiertos con elecciones competitivas. Se agrava en sistemas autoritarios o semiautoritarios en los que el titular ejerce un control significativo sobre el entorno de la información a través de la represión o el control de los medios de comunicación, o donde los partidos marginales o los políticos tienen un incentivo para proliferar contenido provocativo con el objetivo de aumentar la atención o la visibilidad.7 Este control del entorno de la información impide una competencia electoral significativa entre los partidos, lo que reduce aún más cualquier incentivo para cooperar con la integridad de la información. Si bien esta situación puede crear incentivos para que los partidos de oposición contrarresten la desinformación, especialmente si ven beneficios de las percepciones públicas de honestidad, también puede conducir a círculos viciosos de degradación del entorno de información cuando hay alteraciones de poder. 

Al igual que otros bienes y servicios públicos, un buen entorno de información beneficia a todos. Los ciudadanos obtienen información precisa sobre el desempeño de sus representantes y pueden recompensarlos o sancionarlos en consecuencia. Los partidos obtienen buena información sobre lo que quieren sus ciudadanos. Un buen entorno de información depende de que cada actor se comprometa con este resultado. De hecho, los partidos tienen un incentivo electoral para enturbiar las aguas: permitir que los demás partidos competitivos sean honestos mientras tergiversan cuestiones de política pública. Una vez más, este dilema dificulta la lucha contra la desinformación incluso en el mejor de los casos. Cuando los partidos y los sistemas de partidos no alcanzan este tipo ideal, el dilema será más difícil de resolver. 

Highlight


Problema mandante-agente: un problema de la organización en el que un actor (el mandante) tiene autoridad para establecer objetivos colectivos y debe asegurarse de que uno o más actores (los agentes) se comporten de manera que avancen esos objetivos, a pesar de que los agentes controlan la información sobre su propio rendimiento. Para ilustrar el problema mandante-agente en los mensajes de campaña, consulte Enos, Ryan D. y Eitan D. Hersh. “Party Activists as Campaign Advertisers: The Ground Campaign as a Principal-Agent Problem.”

American Political Science Review 109, nº 2 (mayo de 2015): 252-78. https://doi.org/10.1017/S0003055415000064.

El problema mandante-agente de los partidos políticos: Mantener los compromisos de lucha contra la desinformación dentro de los partidos

Por otra parte, los partidos políticos no son unitarios; son coaliciones de candidatos, distritos electorales y grupos de interés variados (que a menudo que compiten entre sí). Como tales, todos los partidos políticos enfrentan el desafío adicional de hacer que los candidatos y miembros sean responsables respecto de los objetivos y la plataforma organizativa de los partidos.  En el contexto de la desinformación, incluso los partidos reformistas o de inclinación democrática, o los partidos que piensan que pueden ganar votos al oponerse a la desinformación, enfrentan un problema de los mandantes-agentes. Por un lado, los líderes de los partidos pueden simplemente desconocer los intentos de los afiliados de generar o aprovechar la desinformación. Por otro lado, este problema crea una negación plausible: las élites pueden alentar tácitamente a los partidarios a involucrarse en la desinformación para ayudar a las perspectivas electorales de los partidos, mientras que el liderazgo señala un compromiso con la integridad de la información. Además, los miembros individuales del partido a menudo explotan el género u otras divisiones basadas en la identidad de los "competidores" dentro de su propio partido para obtener una ventaja competitiva, que puede incluir el uso de discursos de odio, desinformación u otras formas dañinas de contenido promocionado en la esfera pública. Si no se reconoce esta dinámica, la programación de DDG puede ayudar a legitimar las tácticas de campaña que socavan la responsabilidad democrática. En resumen, los profesionales de DDG no deben asumir que los partidos políticos son unitarios, y las soluciones técnicas deben incluir métodos para ayudar a los actores de los partidos políticos a garantizar que todos los candidatos y simpatizantes mantengan compromisos con la integridad de la información. Si bien estos modelos ayudan a ilustrar incentivos importantes a los que los diseñadores de programas deberían ser sensibles, es importante señalar que no excluyen las soluciones técnicas. Más allá de brindar aliento, apoyo y capacitación a los líderes del partido para establecer el tono y las expectativas, el establecimiento de una infraestructura para la comunicación y la coordinación dentro del partido hará que los miembros y los candidatos sean responsables. La sección "Respuestas del Programa de DDG a la desinformación con socios de partidos políticos" que se encuentra a continuación proporciona ideas concretas para que los programas apoyen los esfuerzos de los partidos con el fin de proteger la integridad de la información.

Funciones, incentivos para el abuso y diseño de programas de los partidos

En términos concretos, los partidos políticos desempeñan cuatro funciones basadas en la información en los sistemas democráticos multipartidistas: la agregación de intereses, la articulación de intereses, la movilización ciudadana y la persuasión. Los resultados colectivos democráticos son más probables cuando los partidos realizan estas funciones basándose en buena información. Sin embargo, dentro de cada función, los partidos o candidatos individuales tienen incentivos para manipular la información y obtener una ventaja electoral.

Agregación de intereses se refiere a la capacidad de los partidos para solicitar información sobre los intereses y preferencias de los ciudadanos. Los partidos deben tener información confiable sobre los intereses y preferencias de los votantes para desarrollar políticas receptivas y competir en las elecciones.  También pueden tener un incentivo para caracterizar erróneamente el sentimiento público, tanto ante sus oponentes como ante el público. Por ejemplo, para priorizar una política ampliamente impopular pero importante para un electorado específico clave, un partido o candidato puede tener un incentivo para caracterizar erróneamente un estudio de opinión pública o para amplificar artificialmente el apoyo a una política en las redes sociales usando redes de bots. 

Articulación de intereses se refiere a la capacidad de las partes para promover ideas, plataformas y políticas, tanto en la campaña como en el proceso de formulación de políticas. La articulación de intereses requiere que los partidos políticos se involucren en una comunicación masiva y selectiva sobre los temas con los votantes. Esta función también puede requerir que los partidos y candidatos persuadan (ver más abajo) a los ciudadanos de sus puntos de vista, particularmente para convencer a los votantes de que las políticas específicas satisfarán los intereses de esos votantes. Una vez más, hay un beneficio social en la información "verdadera" sobre las políticas y las posturas: los ciudadanos pueden emitir su voto por los partidos que mejor representan sus preferencias. Sin embargo, para obtener una ventaja electoral, los partidos o candidatos individuales pueden tener interés en tergiversar sus posturas en cuanto a las políticas o las posibles consecuencias de las políticas que prefieren al inventar estudios de investigación o usar como chivo expiatorio a los grupos vulnerables. 

Movilización se refiere a la capacidad de los partidos para activar a los ciudadanos para el compromiso político, incluida la asistencia a mítines o eventos, llevar a cabo acciones discretas como la firma de peticiones o el contacto con representantes y especialmente la votación. Para producir los resultados más democráticos, la movilización debe basarse en buena información. Los partidos deben proporcionar a los posibles votantes información precisa sobre las políticas y el proceso electoral, en particular dónde y cómo votar.  Sin embargo, los partidos y candidatos individuales pueden obtener una ventaja electoral si involucran tácticas de movilización más nefastas. La movilización puede implicar coerción: el uso de desinformación para "asustar" a los votantes sobre las consecuencias de las políticas de los oponentes, para activar a los votantes exacerbando los prejuicios o divisiones políticas, o para desmovilizar a los candidatos o simpatizantes de la oposición mediante el acoso o generando apatía. 

Persuasiónse refiere al intento de los partidos o candidatos de cambiar las opiniones de los votantes sobre los candidatos o cuestiones políticas. A diferencia de la movilización, que a menudo se centra en partidarios conocidos del partido o votantes apáticos, la persuasión suele estar dirigida a partidarios moderados, "indecisos" o débiles de los partidos opuestos. 

Highlight


Agentes clave: Trolls, bots, sitios web de noticias falsas, teóricos de la conspiración, políticos, medios de comunicación partidistas, medios de comunicación convencionales y gobiernos extranjeros9

Mensajes clave10: provocar ofensas, polarización afectiva, racismo/sexismo/misoginia, "demostración social" (exageración artificial de los indicadores de que una creencia está muy generalizada), acoso, disuasión (uso del acoso o la intimidación para disuadir a un actor de llevar a cabo una acción, como presentarse a un cargo o defender una política), entretenimiento, teorías de la conspiración, fomentar el miedo o la ansiedad de un grupo interno preferido, falacias lógicas, tergiversaciones de la política pública, declaraciones falsas en cuanto a los hechos

Intérpretes clave: Ciudadanos, miembros y simpatizantes del partido, funcionarios electos, miembros de los medios de comunicación

Highlight


Notas sobre las fuentes de desinformación:

El marco del desorden informativo sugiere identificar las tácticas de desinformación y las posibles respuestas pensando sistemáticamente en el agente, el mensaje y el intérprete de la información. Muchos programas de DDG, especialmente los financiados por donantes del Gobierno de los Estados Unidos, se centran en el desarrollo de la capacidad de resistencia dentro de un país objetivo frente a las campañas de desinformación extranjeras, especialmente por parte de los gobiernos (o los partidarios del gobierno) de China, Rusia e Irán. Sin embargo, es importante tener en cuenta, especialmente entre los partidos políticos, que los agentes (o autores) de las campañas de desinformación también pueden ser actores nacionales que buscan afectar al comportamiento de su oposición o sus partidarios políticos. Incluso en el caso de las campañas dirigidas al extranjero, los intérpretes (o los objetivos) no se seleccionan de forma amplia o arbitraria. Más bien, las campañas extranjeras buscan exacerbar las divisiones sociales y políticas existentes, con el objetivo de erosionar la confianza en las instituciones en general. Además, las campañas extranjeras suelen contar con partidarios voluntarios o involuntarios en los países objetivo.  Por lo tanto, tanto en las campañas de desinformación nacionales como en las extranjeras, los grupos históricamente marginados, como las mujeres, las minorías étnicas, religiosas o lingüísticas, las personas con discapacidades y las personas LGBTI, suelen ser objeto de estos esfuerzos y resultar perjudicados de manera desproporcionada.8

Trascendencia

Estos conceptos interrelacionados, los problemas de exclusión y atribución de las políticas públicas, el concepto del espacio de información como una tragedia de los bienes comunes y el papel de la información en las funciones de agregación, articulación y movilización de intereses de los partidos políticos tienen varias implicaciones concretas para los profesionales en cuanto a diseñar e implementar programas de lucha contra la desinformación:

  1. Los mejores resultados democráticos colectivos requieren un entorno de información saludable.
  2. Cada actor individual (un partido o un candidato) puede percibir un incentivo para permitir que otros se comporten con honestidad mientras intentan obtener una ventaja competitiva a través de la desinformación.
  3. Por ello, los partidos políticos tienen un incentivo tanto para perpetuar como para mitigar la desinformación. La determinación de perpetuar o mitigar dependerá del contexto; en resumen, los partidos quieren que los votantes tengan información veraz sobre las cosas que los ayudan e información falsa sobre las que los perjudican. Justo lo contrario ocurre con sus oponentes políticos. 
  4. Los trastornos de la información son el resultado de que muchos actores perciben esta estructura de incentivos y saben que su competencia está actuando de acuerdo con ellos. Los partidos podrían estar dispuestos a comprometerse con la integridad de la información si pudieran confiar en que sus competidores harían lo mismo simultáneamente. Sin embargo, si no están seguros de que sus oponentes harán lo mismo, incluso los partidos honestos o con inclinaciones democráticas, pueden no querer o no poder renunciar al uso de la desinformación si esto significa perder las elecciones y la oportunidad de implementar su agenda
  5. Cuando los partidos políticos ESTÁN comprometidos con la integridad de la información, no son unitarios y enfrentan el desafío adicional de hacer que los candidatos, miembros y simpatizantes se responsabilicen por los compromisos de los partidos. Esta falta de voluntad o incapacidad para monitorear y sancionar a los copartidarios agrava el dilema del punto cuatro anterior.  
  6. Considere estos incentivos políticos antes de diseñar e implementar soluciones técnicas. Marcos como pensar y trabajar políticamente y el análisis de la economía política aplicada pueden ayudar a los profesionales a comprender mejor los incentivos políticos únicos que enfrentan los posibles socios y beneficiarios. Las soluciones políticas clave pueden incluir el monitoreo interno y externo y la coordinación entre las partes relevantes para comprometerse a mitigar la desinformación. 

Una nota sobre soluciones técnicas: en algunos casos, particularmente con partidos democráticos o reformistas, los partidos pueden expresar su voluntad de tomar medidas concretas para mitigar la desinformación. En un grupo más pequeño de casos, todos los partidos competitivos importantes podrían estar dispuestos a dar estos pasos.  Incluso estos mejores escenarios en los que los partidos están involucrados en la creación de soluciones dan lugar a problemas relacionados con las soluciones técnicas, incluidas las limitaciones de recursos y la capacidad técnica. Sin embargo, las soluciones técnicas son necesariamente secundarias a las soluciones políticas más fundamentales. 

Footnotes
  1.  Red de conocimiento electoral ACE. “Roles y Definición de Partidos Políticos”. Consultado el 7 de agosto de 2020. https://aceproject.org/ace-en/topics/pc/pca/pca01/pca01a.
  2. Esta analogía del mercado está tomada de la literatura seminal de la ciencia política sobre los partidos políticos, incluyendo a Aldrich, John H Why Parties?: The Origin and Transformation of Political Parties in America. Chicago: University Of Chicago Press, 1995; Kitschelt, Herbert, Zdena Mansfeldova, Radoslaw Markowski, Gabor Toka y Ellen Comisso. Post-Communist Party Systems. Cambridge University Press, 1999 https://www.cambridge.org/core/books/postcommunist-party-systems/17E6F6F698800A1A6E3E58AEA27A86DC; y otros. Para una visión sucinta de la analogía del mercado, consulte de Hale, Henry E., “Why Not Parties? Electoral Markets, Party Substitutes, and Stalled Democratization in Russia.” Comparative Politics 37, no. 2 (2005): 147-66 https://doi.org/10.2307/20072880.
  3. Este problema de atribución -la idea de que los beneficios de los bienes públicos son a largo plazo e inciertos, y los bienes privados tienen beneficios a corto plazo y garantizados, en particular en el apoyo electoral- es fundamental para el "dilema del político", un concepto que explica por qué el clientelismo político y la corrupción mantienen su atractivo incluso para los funcionarios electos bien intencionados o con mentalidad pública. Consulte Geddes, Barbara. Politician’s Dilemma: Building State Capacity in Latin America. University of California Press, 1994.
  4.  Olson, Mancur. The Logic of Collective Action: Public Goods and the Theory of Groups. Segunda edición. Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1971.
  5.  Hardin, Garrett. “The Tragedy of the Commons.” Science 162, n.º 3859 (diciembre de 1968): 1243-48.
  6.  Varios análisis académicos y populares/políticos han descrito los trastornos de la información como una tragedia de los bienes comunes. Consulte, por ejemplo, de Tierney, John, “The Non-Tragedy of the Commons.” TierneyLab (blog), 15 de octubre de 2009 https://tierneylab.blogs.nytimes.com/2009/10/15/the-non-tragedy-of-the-commons/; Gapper, John. “Facebook Faces the Tragedy of the Commons,", 29 de noviembre de 2017. https://www.ft.com/content/ec74ce54-d3e1-11e7-8c9a-d9c0a5c8d5c9;
  7.  Bret Schafer, comunicación personal con los autores, enero de 2021.
  8.  Para ver ejemplos de cómo la violencia contra las mujeres (VAW) en línea disuade el compromiso político de las mujeres, consulte Zeiter, Kirsten, Sandra Pepera, Molly Middlehurst y Derek Ruths. "Tweets That Chill": Analyzing Online Violence Against Women in Politics.” National Democratic Institute, 2019. https://d4dcoalition.org/sites/default/files/2020-06/NDI%20Tweets%20That%20Chill%20Report.pdf.
  9.  Tucker, Joshua, Andrew Guess, Pablo Barbera, Cristian Vaccari, Alexandra Siegel, Sergey Sanovich, Denis Stukal y Brendan Nyhan. “Social Media, Political Polarization, and Political Disinformation: A Review of the Scientific Literature.” Preparado para: Fundación William + Flora Hewlett, 2018 https://doi.org/10.2139/ssrn.3144139.
  10.  Estos mecanismos están extraídos de Ibídem. pág. 26-27.