Infografia

Espacio de información saludable

Las democracias efectivas requieren que los ciudadanos tengan acceso a información electoral y política precisa e imparcial. Tres componentes clave de un espacio de información saludable: la sociedad civil, los órganos de gestión electoral, los gobiernos, los medios de comunicación y las empresas de tecnología, deben trabajar en conjunto para luchar contra las campañas de desinformación que buscan difundir el cinismo, distorsionar los procesos políticos y obstaculizar la capacidad de los ciudadanos para tomar decisiones. decisiones políticas acertadas.

QUIEN HACE QUE
Estos cinco sectores de la sociedad juegan un papel importante en la defensa de la integridad de la información en las democracias. El análisis presentado en esta guía se centra en las responsabilidades y mejores prácticas de estos actores.
Las organizaciones de la sociedad civil combaten la desinformación y promueven la integridad de la información a través de programas y otras iniciativas, incluida la verificación de datos, la alfabetización mediática, la investigación en línea y una serie de otros métodos.
Civil
Sociedad
1
Los Órganos de Gestión Electoral desempeñan un papel fundamental en la protección de la integridad de las elecciones y la lucha contra la desinformación mediante estrategias proactivas, reactivas y colaborativas.
Elección
Órganos de gestión
2
Las empresas de tecnología, en particular las plataformas de redes sociales, desempeñan un papel fundamental como anfitriones, infraestructura y redes de gran parte de nuestro espacio en línea. También tienen la gran responsabilidad de construirlos y mantenerlos de una manera que promueva ideales democráticos como la libertad de expresión, la privacidad y el acceso abierto a la información.
Tecnología
Compañías
4
Ya sea en las plataformas de redes sociales o mediante el periodismo tradicional, las organizaciones de medios desempeñan un papel esencial en la protección del entorno de la información de la narrativa falsa a través de la verificación de datos, la moderación, la alfabetización mediática y la investigación.
Medios
Organizaciones
5
El sector público, incluidas las administraciones gubernamentales, las legislaturas y otros órganos ejecutivos, desempeña un papel fundamental en la negociación del espacio en línea, desde los marcos legales y regulatorios que construyen y mantienen, hasta las normas y estándares que buscan promover, hasta su participación. con otras partes interesadas para mantener un ecosistema de información saludable.
GOBIERNOS
3

Quien hace que

Estos cinco sectores de la sociedad juegan un papel importante en la defensa de la integridad de la información en las democracias. El análisis presentado en esta guía se centra en las responsabilidades y mejores prácticas de estos actores.

1

Civil
Sociedad

Las organizaciones de la sociedad civil combaten la desinformación y promueven la integridad de la información a través de programas y otras iniciativas, incluida la verificación de datos, la alfabetización mediática, la investigación en línea y una serie de otros métodos.

2

Elección
Órganos de gestión

Los Órganos de Gestión Electoral desempeñan un papel fundamental en la protección de la integridad de las elecciones y la lucha contra la desinformación mediante estrategias proactivas, reactivas y colaborativas.

3

Gobiernos

El sector público, incluidas las administraciones gubernamentales, las legislaturas y otros órganos ejecutivos, desempeña un papel fundamental en la negociación del espacio en línea, desde los marcos legales y regulatorios que construyen y mantienen, hasta las normas y estándares que buscan promover, hasta su participación. con otras partes interesadas para mantener un ecosistema de información saludable.

4

Tecnología
Compañías

Las empresas de tecnología, en particular las plataformas de redes sociales, desempeñan un papel fundamental como anfitriones, infraestructura y redes de gran parte de nuestro espacio en línea. También tienen la gran responsabilidad de construirlos y mantenerlos de una manera que promueva ideales democráticos como la libertad de expresión, la privacidad y el acceso abierto a la información.

5

Medios
Organizaciones

Ya sea en las plataformas de redes sociales o mediante el periodismo tradicional, las organizaciones de medios desempeñan un papel esencial en la protección del entorno de la información de la narrativa falsa a través de la verificación de datos, la moderación, la alfabetización mediática y la investigación.

Por los números

La guía incluye la primera base de datos mundial de organizaciones e iniciativas que trabajan para contrarrestar la desinformación que incluye más de 270 entradas de más de 80 países.

282+
Intervenciones totales en todo el mundo
112
Intervenciones de alfabetización mediática
144
Intervenciones de verificación de hechos
58
Instrumentos
8
Involucrar a los órganos de gestión electoral
14
Involucrarse con plataformas

9 grandes conclusiones

Al realizar este análisis y observar estos aspectos críticos de los problemas, el equipo de investigación ha identificado puntos clave que deberían impulsar los esfuerzos de desinformación en el futuro.

1
La desinformación existe en todos los ecosistemas de información del mundo. Ningún actor puede abordar esto solo. Por esta razón, se necesita un enfoque de toda la sociedad que aliente a los actores de los gobiernos, la sociedad civil y la industria a trabajar juntos para contrarrestar la desinformación y fortalecer la respuesta social.
2
Contrarrestar la desinformación no es LA máxima prioridad para la mayoría de las instituciones, gobiernos, partidos políticos o grupos de la sociedad civil. Sin embargo, algunos de estos actores proliferan tanto desinformación como desinformación. Hasta que este sentido de urgencia impulse un esfuerzo colectivo para abordarlo, no se puede lograr un cambio duradero.
3
Los esfuerzos para combatir la desinformación en las elecciones y para combatir las divisiones sociales existentes son desafíos distintos pero superpuestos. Los donantes e implementadores no deben permitir que un sesgo hacia la programación tecnológicamente innovadora socave la inversión continua en la construcción de los tipos de capacidad duradera que hacen que los actores democráticos sean más resilientes cuando surgen desafíos de desinformación.
4
Las instituciones públicas y privadas, como los organismos y las plataformas de gestión electoral, suelen estar bien equipadas para abordar los desafíos de la desinformación, pero carecen de credibilidad. Por el contrario, la sociedad civil es un actor creíble, ágil y esencial, pero crónicamente carente de recursos.
5
Ningún enfoque (alfabetización mediática, verificación de datos, investigación y monitoreo, eliminación de redes sociales, etc.) es suficiente. Un enfoque holístico para contrarrestar la desinformación es esencial.
6
Centrarse en eventos importantes, como los resultados de las elecciones y los referendos, es eficaz para crear procesos políticos seguros. Esto contribuye, pero no logra, un ecosistema de información saludable.
7
Comprender el impacto de la desinformación de género y el papel que juega el género en la integridad de la información es fundamental. Como tal, las intervenciones deben incluir un componente de género y estar localizadas para un contexto más amplio, desde el diseño del programa hasta la implementación, con el fin de aumentar la efectividad y minimizar el daño potencial.
8
Los esfuerzos de desinformación que se basan únicamente en estructuras de moderación de contenido no son suficientes. Se debe abordar el desarrollo de normas y estándares, marcos legales y regulatorios y una mejor moderación del contenido de las plataformas de redes sociales para crear un ecosistema de información saludable. Esto es especialmente importante para fortalecer entornos de información complejos en el Sur Global.
9
Los partidos juegan un papel fundamental tanto en los sistemas políticos como en la creación y difusión de campañas en línea que a menudo propagan desinformación y otras formas dañinas de contenido. Es importante que se establezcan marcos que desalienten a los partidos políticos de participar en la desinformación.