Building Civil Society Capacity to Mitigate and Counter Disinformation

0. Descripción general: sociedad civil

Updated On
Abr 03, 2021

Escrito por Amy Studdart, asesora sénior de Digital Democracy en el Instituto Republicano Internacional.

Los enfoques de la sociedad civil para contrarrestar la desinformación abarcan una variedad de tipos de programas que incluyen verificación de datos, investigación y análisis forense digital, defensa ante los gobiernos y plataformas, alfabetización digital y mediática, creación de redes y coaliciones y cooperación internacional. En todos estos enfoques programáticos, la implementación por parte de las organizaciones de la sociedad civil (CSO) tiene varias ventajas que podrían aumentar de manera convincente la efectividad de los programas. Los grupos cívicos pueden innovar rápidamente, están más conectados con los ciudadanos a los que afecta la desinformación, están mejor situados para comprender su impacto inmediato y son capaces de generar confianza con las comunidades locales, un factor clave para responder a trastornos específicos de la información, y es más probable que sean percibidos por todas las partes como relativamente objetivos. Más específicamente, las asociaciones cívicas promueven la cooperación de ciudadanos de distintos intereses e identidades, como mujeres, minorías étnicas y personas con discapacidades. Por tanto, entre las partes interesadas clave, estas organizaciones y coaliciones suelen estar en mejores condiciones para identificar campañas de desinformación dirigidas a grupos marginados o que explotan las normas de género o las divisiones sociales existentes, y para movilizar una amplia oposición y respuestas a estas campañas. En todos los países y regiones del mundo, los grupos cívicos han diseñado e implementado los siguientes tipos de programas de lucha contra la desinformación:

Comprobación de hechos

Las iniciativas de verificación de hechos intentan identificar y corregir información falsa o engañosa propagada por las élites políticas y económicas o mediante interacciones entre pares en las redes sociales o aplicaciones de mensajería. Los grupos cívicos se encuentran en una posición única para implementar estos programas por dos razones relacionadas: primero, al actuar como fuentes relativamente objetivas y desapasionadas, las CSO pueden ser fuentes de correcciones, especialmente dada la naturaleza altamente politizada de las campañas de desinformación. En segundo lugar, las CSO tienden a estar menos limitadas, especialmente en relación con los periodistas, tanto en métodos como en soluciones.

Identificación de relatos, recursos y comportamiento engañoso coordinado de desinformación 

Las CSO, a menudo en colaboración con académicos u organizaciones de investigación, desempeñaron un papel destacado en el descubrimiento de operaciones de información. Los grupos cívicos han descubierto operaciones de información en curso en torno a las elecciones, han identificado comportamientos engañosos coordinados para las plataformas y han realizado un seguimiento de los medios para identificar narrativas de información clave. Las CSO a menudo están en una posición totalmente adecuada para respaldar la captación y la utilización de los resultados de los enfoques de investigación sofisticados, lo que garantiza que los resultados sean rápidamente procesables para los tomadores de decisiones o los objetivos de las campañas de desinformación. Además, dado que las mujeres y otros grupos marginados suelen ser objetivos tempranos de campañas emergentes, los grupos cívicos que representan estos intereses suelen estar en la mejor posición para identificar el surgimiento de estas tácticas y abogar por respuestas efectivas. 

Defensa frente a las plataformas 

En su papel de mediador entre ciudadanos y gobiernos, las CSO tienen una función natural de incidencia. Específicamente, las CSO están muy bien ubicadas para identificar cómo las campañas de desinformación apuntan y dañan a los grupos marginados, que de otro modo no serían obvios para las propias plataformas, y posteriormente para abogar por cambios en las políticas de la plataforma que respondan a esos problemas específicos. Sin embargo, los grupos cívicos enfrentan varios desafíos en la promoción de los medios de comunicación y las plataformas digitales, incluidos fuertes incentivos financieros de plataformas, acceso limitado a los tomadores de decisiones y brechas de conocimiento dentro de los grupos cívicos. Los enfoques de promoción basados en redes y coaliciones, en particular a nivel internacional, pueden ayudar a superar estos desafíos lo que aumenta la influencia a través de la acción colectiva, incluso al amplificar las voces de los grupos marginados y al vincular sus prioridades con objetivos políticos más amplios. 

Defensa frente a los gobiernos

La sociedad civil juega dos papeles importantes en las respuestas del gobierno a la desinformación: (1) abogar por políticas prodemocráticas que protejan y promuevan la integridad de la información, incluida la igualdad de valor y los mismos derechos de asociación para los grupos marginados cuya participación los perpetradores de la desinformación a menudo buscan socavar; y (2) asegurar que las respuestas a la desinformación, las operaciones de información y otros trastornos de la información no repriman la libertad de expresión, el acceso a la información o las políticas participativas de manera que puedan dañar los procesos y los principios democráticos, nuevamente con un enfoque en cómo las restricciones de asociación y expresión a menudo afectan de manera desproporcionada a los grupos marginados de las CSO como relativamente objetivas puede aumentar su credibilidad ante los tomadores de decisiones, y la acción colectiva entre organizaciones puede hacer que las campañas de promoción sean más efectivas. 

Campañas de concientización pública/alfabetización mediática

La conexión de las CSO con las comunidades locales y su posición como una fuente de información relativamente confiable las coloca en un lugar ideal para diseñar e implementar programas de concientización pública y alfabetización mediática. Estas intervenciones se implementan bajo el supuesto de que si las audiencias pueden utilizar las habilidades de pensamiento crítico necesarias mientras consumen contenido de medios tradicionales y en línea, aumentará su capacidad para diferenciar entre contenido fáctico y engañoso o falso. Si bien internet y las plataformas de redes sociales han mejorado el acceso a los medios de comunicación y la información, así como la pluralidad de fuentes de noticias, han contribuido a una disminución en la calidad de las noticias y la información. Con el tiempo, una mejor alfabetización mediática y digital entre las audiencias podría desempeñar un papel importante para ayudar a reducir la susceptibilidad a la desinformación. Las campañas de concientización pública por parte de grupos cívicos también pueden ayudar a crear percepciones de intereses compartidos, particularmente cuando destacan de qué manera las campañas de desinformación afectan los derechos democráticos o el compromiso de las mujeres y otros grupos marginados que de otro modo no serían visibles.

Highlight


Sin embargo, la colaboración internacional, especialmente en términos de filantropía y ayuda al desarrollo, debe tener en cuenta las limitaciones impuestas por las pequeñas subvenciones y los cortos plazos. Responder a los desórdenes informativos, o crear resistencia a ellos en primer lugar, puede requerir una infraestructura con altos costos de puesta en marcha, y un apoyo continuo a largo plazo para garantizar que estas iniciativas sean sostenibles. 

Creación de redes confiables para obtener información precisa 

Las CSO han sido fundamentales para servir como una fuente confiable de información, particularmente en entornos en los que los medios estatales o el gobierno son los principales responsables de la desinformación, y en los que la propagación activa de la desinformación va acompañada de censura. Si bien el "boca a boca" y otras actividades creativas de distribución de información siempre han estado presentes en sociedades cerradas, esos canales han adquirido una mayor formalidad y escala a medida que las tecnologías digitales, y en particular las aplicaciones de chat grupal encriptadas, se han vuelto ampliamente accesibles.

Colaboración internacional

La cooperación internacional es un factor fundamental en el éxito de la sociedad civil. Además de la cuestión del apalancamiento concerniente a las empresas que se discutió en este capítulo, la cooperación internacional permite a la sociedad civil compartir las mejores prácticas en los campos en rápida evolución de la ciencia forense digital y las herramientas para contrarrestar mensajes, y compartir información sobre amenazas transnacionales emergentes y la proliferación de conjuntos de herramientas de desinformación utilizados por actores malignos tanto nacionales como extranjeros. 

Recomendaciones programáticas

Las organizaciones civiles desempeñan un papel clave en la identificación y respuesta a los desórdenes informativos, especialmente cuando pueden establecer una reputación como actores objetivos relativamente independientes. Sin embargo, estas ventajas vienen con compensaciones, especialmente si sus electores tienden a ser relativamente urbanos, altamente educados, más ricos o más conectados a internet en promedio. Los diseños de programas deben tener cuidado al focalizar las intervenciones para fomentar la aceptación entre los grupos desatendidos. 

Los enfoques de redes y coaliciones para contrarrestar la desinformación, incluida la colaboración internacional, pueden identificar ventajas comparativas, aumentar la escala y mejorar la diversidad de enfoques programáticos. 

En relación con lo anterior, los programas enfocados en la sociedad civil deben incorporar un enfoque intencional en la inclusión, y más específicamente, la interseccionalidad de múltiples identidades marginadas, particularmente en los enfoques de coalición y redes. El apoyo a los grupos civiles debe incorporar un análisis distinto para identificar los desafíos únicos que enfrentan las personas que afrontan diversas formas de marginación dentro de un contexto histórico específico, ya que los responsables de campañas de desinformación pueden depender de la apatía o complicidad de grupos identitarios no marginados. La acción colectiva es más probable cuando estos grupos e individuos que no están políticamente o socialmente marginados comprenden que tienen interés en defender los derechos de los grupos minoritarios o marginados.

Las organizaciones civiles pueden considerar asociarse con instituciones políticas o sociales existentes para ajustar las respuestas programáticas a la desinformación, especialmente si la organización en sí tiene una audiencia pequeña o limitada. Un ejemplo podría incluir la asociación con los sistemas escolares para implementar programas de alfabetización mediática.

Los programas que trabajan en la defensa, especialmente en torno a la regulación de internet o plataformas, deben considerar el contexto cultural específico de los debates en torno a las compensaciones entre libertad de expresión y seguridad. 

Los programas que trabajan con organizaciones civiles para implementar programas de lucha contra la desinformación deben considerar componentes de capacitación en seguridad específicos, incluida la ciberseguridad, la protección de datos, los planes de respuesta para ataques a la información y la seguridad física contra represalias.